¿Cómo puede un intendente cobrar 1 millon de pesos por mes mientras la ciudad a la cual «representa» tiene un alto porcentaje de la población alimentandose de la basura y viviendo en las calles?

Si te indignan las personas viviendo en situación de calle, las que se alimentan de la basura, las que cobran por debajo del salario mínimo vital y móvil y otros de los innumerables casos que tenemos en nuestra ciudad esto que tenemos para contarte te va a indignar aún más. 

Hace unos días trascendió la noticia que hace de público conocimiento lo que cobra un empleado municipal y lo que percibe el Intendente de la ciudad de Pergamino, Javier Martinez. Un dirigente gremial de UPCN nos invita a reflexionar a todos los pergaminenses contándonos este vergonzante hecho para conocer mejor el tipo de intendente que tiene nuestra ciudad. ¿Qué tipo de dirigentes queremos que sean nuestros representantes y qué tipo de sociedad estamos construyendo?

En esta misma ciudad donde el intendente Javier Martinez cobra un sueldo de un millón de pesos por mes, es la misma donde días atrás vimos en un importante medio de prensa, familias enteras durmiendo en la terminal de ómnibus, en situación de calles; es por ello que nos resulta inmoral que el señor intendente tenga tan elevado salario.

En la misma ciudad donde meses atrás un trabajador de la economía popular murió aplastado en la planta de reciclado, basural, donde como otras tantas personas a diario vivían y siguen viviendo del reciclado. En pocas palabras, viven de la basura. 

Es Pergamino el lugar al que se pretende falsamente mostrar como una ciudad pujante, la misma que cuando uno recorre por las noches se cansa de observar familias enteras metidas dentro de los contenedores de basura buscando un poco de comida para poder sobrevivir, algún trapo que los abrigue o un pedazo de cartón para que el piso no sea un lugar tan frío donde dormir. Ahora te preguntamos, ¿te sigue pareciendo bien el salario de nuestro intendente mientras observamos la pobreza a la vuelta de la esquina?

Esta ciudad también es la misma en la cual el propio Javier Martinez decidió dejar de asistir a más de 40 comedores populares, a los cuales van más de 1.000 niños, para así distribuir esos alimentos y recursos, que pagamos entre todos, a los punteros políticos del Pro-Ucr. De este modo se aprovecha de la necesidad de la gente y busca juntar votos como en las últimas elecciones. Por eso, una vez más repetimos, es inmoral que el intendente Javier Martinez cobre más de 12 millones de pesos por año.

¿Sabías que parte del dinero del fondo educativo se usó para construir una bicisenda en unos de los barrios privados más caros de la ciudad? Como leíste, la mayoría de las escuelas públicas de Pergamino continúan sin gas porque el dinero que estaba destinado a mejorar la infraestructura de la educación pergaminense no fue utilizado como se debía. Llegando el invierno varios de los alumnos ya concurren a las escuelas con frazadas para así poder hacerle frente al frío de las aulas que cada día se agrava un poco más

La justicia federal determinó que el agua de consumo humano de la ciudad de Pergamino contiene 18 agrotóxicos distintos. Luego de saber esto, el gobierno de Martinez sigue distribuyendo y avalando que los pergaminenses seamos envenenados a diario solo por tomar un vaso de agua de la canilla. ¿Se pueden aplicar políticas públicas para que esto mejore? La respuesta está clara pero parece ser que a nuestro intendente solo le importa un millón de pesos por mes. ¿Y si hablamos de alumbrado público? Sabías que el gobierno municipal recauda 600 millones de pesos solo con la TASA DE ALUMBRADO PÚBLICO, ¿a dónde va esta plata? miles de pergaminenses luchan cada día para poder tener un plato de comida, abrigo, un techo y encima tener que seguir pagándole el sueldo a una persona donde claramente no le interesa en lo más mínimo la calidad de vida de su gente, solo tiene la vista puesta en su bolsillo.

En definitiva, esperamos que la sociedad de Pergamino, reflexione, tome nota y reacciones en las próximas elecciones del 2023, para así comenzar a construir una sociedad más justa y más solidaria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.