Aunque la representación LGBTIQ+ en el cine ha aumentado, los riesgos que implica la producción de narrativas e historias queer siguen presentes en el mundo. En este momento, en más de 70 países de todo el mundo la homosexualidad está penalizada.

Mes del Orgullo: un recorrido por el cinema queer


El mes de junio se celebra el Mes del Orgullo Gay Internacional, en el que muchas comunidades LGBTIQ+ del mundo se reúnen para celebrar la libertad de ser ellas mismas. Les organizadores de las primeras reuniones eligieron este mes para conmemorar el Levantamiento de Stonewall (Nueva York, 1969) que desencadenó en el movimiento por los derechos homosexuales. En este marco, Nota al Pie hace un recorrido por las obras más recomendadas del cine LGBTIQ+.

Desde que existen las películas, se han contado historias queer en la pantalla. Se puede rastrear la presentación cinematográfica de la fluidez de género y las relaciones entre personas del mismo sexo desde la década de 1910. Aunque muchas producciones perpetuaron estereotipos dañinos para la comunidad LGBTIQ+, esta representación mermó en el cine norteamericano a raíz del Código de Prohibición gestado en 1930.

Sin embargo, muches cineastas vanguardistas provenientes de otros mercados no han tenido problema en expresar su visión del mundo queer. Desde Rainer Werner Fassbinder hasta Pier Paolo Pasolini, la fluidez de la sexualidad humana ha fascinado a cineastas que no temen romper tabúes. Más recientemente, la cineasta Céline Sciamma construyó una imagen tonificante de una relación lésbica con Portrait of a Lady on Fire (2019). Aunque mirando hacia atrás en su carrera, ha explorado durante mucho tiempo los matices de la sexualidad femenina.

A continuación una lista de recomendaciones de algunas de las mejores LGBTIQ+ del cine internacional.

Cine LGBTIQ+: “And then We Danced”

En el tour-de-force íntimo del cineasta sueco Levan Akin, un joven acepta su sexualidad en medio del mundo hipermasculino de la danza tradicional georgiana. Akin enmarca su historia sobre la mayoría de edad en torno a una pieza muy tradicional. En una sociedad en la que la diversidad sexual todavía es tabú, la película se torna inherentemente política.

Levan Gelbakhiani, el protagonista, alterna sin esfuerzo entre la inocencia infantil, la ira explosiva y la sabiduría. Su fascinante actuación es el corazón y la columna vertebral de la película. Debido a la homofobia predominante en Georgia, Akin y su equipo tuvieron que usar una serie de engaños para filmar. Esto le dio a la película una magnífica calidad de cinema verité. La película ha avivado las protestas de las minorías en Tiflis, donde se rodó.

Una apasionante historia de amor y liberación ambientada en los confines conservadores de la sociedad georgiana moderna
“Benedetta”, del provocador Paul Verhoeven

Benedetta se sitúa en algún lugar entre Elle (2016) y Showgirls (1995), también producciones del provocador cineasta Paul Verhoeven. La historia de esta monja mística del Renacimiento se basa en una real.Tanto una sátira erótica como una crítica mordaz del catolicismo y el patriarcado, la cinta es una farsa política con una gran dosis de atractivo sexual.

Descubierta por la historiadora Judith C. Brown a mediados de 1980, Benedetta Carlini (Virginie Efira) fue una mística del siglo XVII que tuvo visiones de Cristo. La religiosa afirmó que Dios quería casarse con ella e incluso manifestó  estigmas. Finalmente, fue despojada de su rango y encarcelada debido a su relación sexual con su compañera novicia, la hermana Bartolemea (Daphné Patakia).

Verhoeven juega con el talento de Benedetta para lo dramático con finales provocativos, dando a sus abrazos religiosos el mismo peso que sus anhelos lujuriosos. Nunca está claro, ni para la más práctica Bartolomea ni para el público, a qué está jugando Benedetta o hasta dónde llegan sus convicciones. Efira es astuta y seductora en su rol como la mártir fanática, que baila al borde del narcisismo y la piedad apasionada.

Con Benedetta, el maestro de exceso, Paul Verhoeven, ofrece una historia turbia y arrolladora.

“Una mujer fantástica”, una joyita del cine LGBTIQ+

Una mujer fantástica (1997) de Sebastián Lelio puso al cineasta chileno en el mapa cuando ganó el Premio Oscar a la Mejor Película en Lengua Extranjera. Protagonizada por Daniela Vega, es una historia radical sobre una mujer transgénero llamada Marina.

La protagonista se enfrenta con valentía al escrutinio autoritario de los familiares sobrevivientes de su pareja recientemente fallecida, quienes insisten en que no le deben nada. La historia demostró ser fundamental en Chile en la lucha contra la discriminación arraigada contra las personas trans. También ha convertido a Vega en una de las mujeres trans más influyentes del mundo.

Con la muerte de su pareja, toda la existencia de Marina, una mujer trans, es patologizada y criminalizada.

La sensualidad en “Happy Together”

Tony Leung y Leslie Cheung trazan los altibajos de una relación tóxica y tumultuosa en Happy Together de Wong Kar-wai (1997). En su expresividad visual y ritmos New Wave, se asemeja al trabajo de un cineasta que descubre el cine por primera vez.

Argentina demuestra ser un escenario evocador para la historia de Ho Lai, cuyas rupturas y reconciliaciones crean un cine convincente. La deslumbrante cinematografía de Christopher Doyle ofrece una de las películas de Wong más sensuales de la historia.

Wong Kar-wai explora con intensidad una historia de amor queer entre dos extranjeros en la tierra del tango.

“Teorema” y la belleza

Los dramas más íntimos de Pier Paolo Pasolini a menudo se ven eclipsados ​​por las grandes ambiciones de sus  adaptaciones. La representación de la sexualidad en esta película de 1968 es una constante fluida que se adelantó a su tiempo.

Teorema es una de esas salidas del director que están diseñadas a menor escala, pero no por eso son menos impactante. Una especie de cuento de hadas agrietado sobre un hombre hermoso que cae de la nada en la vida de una familia burguesa. El visitante revuelve la psiquis de sus anfitriones a través del encuentro sexual.

Teorema fue estrenada en 1968, un año revolucionario en el mundo. Aún así, la película fue considerada inmoral por la Iglesia Católica y estuvo prohibida. Compuesta por imágenes exuberantes y una partitura fascinante de Ennio Morricone, se convierte en una crítica y un estudio de la identidad burguesa.

“Querelle”

El aullido final de la angustia del alma de Rainer Werner Fassbinder fue Querelle de 1982, su última película. Como una adaptación de la novela homónima del escritor Jean Genet, la historia se centra en un bello marinero, Georges Querelle (Brad Davis).

En Querelle, Fassbinder desafió su material de origen, el género y otras convenciones cinematográficas, la política y la representación preferida de Liberación Gay, pero sobre todo las expectativas de su público.

El protagonista, quien además es ladrón y asesino, ha recorrido con la tripulación todo el mundo hasta llegar a Brest. La ciudad portuaria francesa es el hogar de una madame, que gobierna el mundo, y de marineros que se involucran en actos sexuales explícitos con tintes violentos.

Fuente: https://www.notaalpie.com.ar/2022/06/10/mes-del-orgullo-un-recorrido-por-el-cinema-queer/

Escrita por: Analia Yanil Coliva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.