“Todos los análisis de calidad de agua que realiza la Municipalidad superan los niveles de concentración máximos permitidos”

En el marco del anuncio del Gobierno bonaerense de financiación al proyecto del Acuífero
Noroeste, el representante de la Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente, Pedro
Courtial, explicó su relevancia para Pergamino y la zona

Al igual que en Pergamino, en otras localidades de la Provincia de Buenos Aires existe problemas con el servicio de agua, ante la presencia de partículas de nitrato y arsénico en concentraciones superiores a las permitidas por el Código Alimentario Argentino (CAA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de una gran salinidad propia del líquido elemento subterráneo de la región.
Hace unos cuantos años comenzó a plantearse en el ámbito judicial, a través de acciones de amparo de vecino y ONGs, demandas de provisión de agua potable que reúna requisitos de calidad exigidos por el Artículo Nº 982 del CAA y la OMS.
Según estos organismos, la concentración de arsénico no debe superar el 0,01 microgramo por litro de agua, mientras que en el caso del nitrato, el máximo permitido es de 45 microgramos por litro.
La imposibilidad de los gobiernos de cumplir con estos estándares de calidad, los hizo llevar a cabo distintas maniobras judiciales que posterguen su implementación, pero en la actualidad, son legislaciones ya vigentes que no deberían eludirse.
“En varios distritos de la provincia se ha detectado hasta 0,10 microgramos de arsénico, es decir 10 veces más a lo recomendado”, aseguró, Pedro Courtial, representante de la Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente, a PRIMERA PLANA.
“Nosotros tenemos un promedio de 0,05, mientras que hay lugares en los que el arsénico es superior o inferior. Pero en ningún análisis del agua, del 2012 a la actualidad, se cumple con la exigencia del CAA”, agregó.
“Quienes provean el servicio de agua, en este caso las municipalidades, tienen que cumplirla. No obstante la autoridad del agua de la Provincia de Buenos Aires, para eludirla, aplica la ley que permite una concentración de 0,05, que ya ha sido derogada. Por eso, la jurisprudencia de distintos órganos judiciales, obligan a las autoridades, a que cumplan con la normativa del CAA y la OMS”, explicó Courtial.
Mientras tanto, aseguró que “en Pergamino, todos los análisis de calidad de agua que realiza la
Municipalidad en forma periódica, superan los niveles de concentración máximos permitidos”.
En cuanto a los nitratos, los estudios sobre el agua para consumo humano han registrado
concentraciones crecientes, que “se sospecha que son resultado de la vetustez de las cañerías de cloacas que datan de 1926. Las roturas y desperfectos generan pérdidas de residuos que contaminan el agua. De ahí que hay en Pergamino algunos pozos que hace años registran niveles de concentración de nitratos muy altos”, precisó abogado.
“Según la Municipalidad, como esa agua se mezcla con otros pozos con menos nitratos, termina
siendo un agua que cumple raspando los estándares de calidad, que son de 45 microgramos por litros”, agregó.  Sin embargo, los resultados de estudios que evalúan muestras tomadas de distintos domicilios de la zona céntrica de la ciudad, “detectan una presencia mucho más elevada, y el laboratorio que los realizó advierte que el agua no es apta para consumo humano y mucho menos para embarazadas o lactantes”.
En este sentido, señaló que “todo eso no es nuevo y ocurrió en otras localidades mucho antes que en Pergamino. Por eso, se necesita de una planta potabilizadora para proveer agua de calidad a los habitantes”. El Proyecto Acueducto Noroeste
Para dar respuesta a una problemática de larga data de materia de abastecimiento y calidad de agua potable, el Acueducto Noroeste se proyecta como obra de infraestructura para el Noroeste de la Provincia de Buenos Aires, financiada por capitales chinos.
Se trata de un proyecto elaborado en 2014 que, debido a la envergadura, se pospuso a lo largo de los años, tanto por la falta de financiación como por el tiempo de trabajo que implicaría.
El emprendimiento comprende una obra de toma sobre el Río Paraná; una planta potabilizadora en San Nicolás; un acueducto de una longitud de 1210,12 kilómetros, repartidos entre 906,08 kilómetros troncales y 304,04 de derivaciones; 14 estaciones de bombeo y 20 cisternas a lo largo de su traza.
En 2016, llegó a Pergamino un equipo de técnicos y profesionales de la consultora que realizaba el Plan Maestro del Acueducto, en el marco de un relevamiento de infraestructura básica y servicios que se llevaba a cabo en las zonas por donde pasará esta planificación.
“Esta sería una solución estructural a un problema de gran parte del territorio bonaerense, pero
semejante obra era absolutamente infinanciable, por lo cual hubo que recurrir al financiamiento
externo”, subrayó Pedro Courtial. “Obviamente llevará muchísimo tiempo de implementación. Mientras tanto, por lo menos transcurra un quinquenio y tenemos el problema hoy con el abastecimiento, accesibilidad y calidad de agua”, sentenció.
A su vez, anticipó que “otro problema ligado a esto es el tema de las cloacas. La Municipalidad dice que tiene el proyecto de tratamiento de líquidos cloacales, que no da abasto por el importante desgaste que tiene. Todo esto afecta directamente a la calidad del agua”.
En esta línea, señaló que la concentración de sustancias agrotóxicas no fue evaluada oficialmente y es un problema que se suma a los altos niveles de arsénico y nitrato. “La Municipalidad no analiza la presencia de agroquímicos en el agua. Hace análisis físico-químicos y bacteriológicos nada más. Es un punto ciego”Si bien Pedro Courtial aseguró que el acueducto es una obra que puede resultar una solución a graves problemas, sostuvo que “tenemos que enfocarnos en lo que depende de nosotros que es cuidar del acuífero pampeano. Es la única provisión de agua que tenemos y vamos a tener durante muchos años”.
Por el detrimento del servicio a nivel local y provincial, Courtial afirmó que “el agua se ha convertido en una mercancía más que cada vez es más cara. Acá tienen acceso al agua los que tienen mejor capacidad económica, cuando el acceso al agua potable es un derecho esencial y básico de todos los seres humanos.
“Hay una tergiversación absoluta de un pilar que tendría que proveer el Estado. Toda la comunidad se tiene que involucrar porque estamos hablando de la calidad de vida de toda la sociedad”, concluyó el representante de la Asamblea por la Vida, la Salud y el Ambiente, a PRIMERA PLANA.

 

fuente: http://www.primeraplana.com.ar/todos-los-analisis-de-calidad-de-agua-que-realiza-la-municipalidad-superan-los-niveles-de-concentracion-maximos-permitidos/

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *