¿Para qué sirve el plan de los pergaminenses premiados por el Instituto Balseiro?

El proyecto de los tres jóvenes profesionales, que quedaron entre las mejores iniciativas de innovación tecnológica, consiste en la utilización de electromedicina en equipos de rehabilitación física. Tres jóvenes pergaminenses fueron premiados en un concurso sobre innovación tecnológica. Andrés Mac Allister, Agustín Musso y Laureano Godoy obtuvieron un lugar en el podio en el certamen IB50K, organizado por el Instituto Balseiro, con sede en Bariloche.

«Physens electromedicina 4.0» es el nombre del proyecto de este grupo de estudiantes y graduados que desarrollaron su idea Rosario. en

Laureano se recibió de licenciado en kinesiología en la Universidad del Gran Rosario (UGR), Agustín de contador público de la Universidad Católica Argentina (UCA) y Andrés es diseñador de software y estudia ingeniería en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

Luego de transitar distintas etapas de evaluación, los 10 equipos finalistas conocieron a fines de noviembre la decisión definitiva del jurado del concurso, que repartió en los tres primeros premios el equivalente en pesos a más de 50 mil dólares, monto que proviene del aporte de las empresas instituciones auspiciantes. e

El primer premio de la 12° edición del concurso IB50K fue otorgado a «Sylvarum», un proyecto que consiste en el desarrollo de una tecnología que utiliza estímulos eléctricos y magnéticos para influir directamente sobre el metabolismo vegetal. Fue impulsado por un equipo conformado por estudiantes y graduados de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino. En segundo lugar quedó el plan de negocio «RNAgro», que apunta a producir tecnologías basadas en ARNS (ácido ribonucleico) para reducir y reemplazar el uso de agroquímicos en el cultivo de maní, y gestado por estudiantes y graduados de la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad Nacional de Río Cuarto.

La iniciativa presentada por los pergaminenses quedó en tercer lugar y consiste en la utilización de electromedicina en equipos de rehabilitación física.

En concreto, presentaron un plan para la fabricación de equipos de fisiatría y kinesiología con conexión inalámbrica. Así, los equipos pueden ser configurados, monitoreados y controlados a través de dispositivos con conexión a internet o a bluetooth, permitiendo la rehabilitación de pacientes a distancia, en tiempo real o diferido.

«Para dar un ejemplo más claro, es como si un aparato de magnetoterapia, gracias a un software y una plaqueta que diseñamos, se pudiera controlar a la distancia. Es decir, que un profesional va a poder controlar al paciente no estando físicamente con él», le dijo Agustín Musso, uno de los desarrolladores del proyecto, a Matías Loja, de La Capital de Rosario.

La intención de los jóvenes profesionales es desarrollar con el tiempo un prototipo, previa autorización de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT). «Lo que sí tenemos diseñado es el software para quien ya quiera utilizarlo», apunta Musso. El año pasado la iniciativa obtuvo el primer premio del concurso «Emprendedor X», del Banco Santander.

«Lo que nosotros apuntamos es a la adaptación terapéutica al paciente, porque se ha comprobado que, sobre todo con la pandemia, no se completa la rehabilitación al 100 por ciento, entonces lo que buscamos es que haya una mayor adherencia la a recuperación de estos procesos. Para que una persona mayor no tenga que concurrir sí o sí al kinesiólogo, sino que estando en su casa supervisada por los equipos de software que ofrecemos el profesional lo pueda controlar», señala el joven contador.

Desde 2009, el concurso IB50K tiene como objetivo promover la capacidad emprendedora de estudiantes y jóvenes profesionales, fomentar la creación y el desarrollo de empresas de innovación tecnológica y, a la vez, impulsar el desarrollo tecnológico e industrial del país.

En el acto de entrega de premios, el director del Instituto Balseiro, Mariano Cantero, subrayó: «El Instituto Balseiro depende la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) y la Universidad Nacional de Cuyo, y tenemos como misión principal formar recursos humanos y generar conocimiento, pero apostamos y queremos ver cómo esos recursos humanos y esos conocimientos que se generan en el instituto impactan en el desarrollo del país y en mejorar la vida de los ciudadanos. Y el IB50K, la Secretaría de Innovación y Vinculación del IB, es una puerta en ese sentido, porque las empresas de base tecnológica son una herramienta por las cuales ese conocimiento, esa capacitación de personas puede generar productos y servicios que impactan en el desarrollo del país».

Fuente: http://www.primeraplana.com.ar/para-que-sirve-el-plan-de-los-pergaminenses-premiados-por-el-instituto-balseiro/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *