En Junín faltan departamentos para los estudiantes y ya hay listas de espera

Lo afirmaron los martilleros consultados por Democracia, que
coincidieron en que la demanda supera la oferta. A esta situación se
suma la inflación, que empuja los precios hacia arriba. Los contratos
que se renuevan en septiembre llegan con una suba del 64% La crisis económica y la inflación impactan con fuerza en el mercado inmobiliario juninense. Y, dentro de este escenario -en el cual atraviesan dificultades tanto los propietarios como los inquilinos-, el segmento de los estudiantes es uno de los másperjudicados, ya que la oferta supera la demanda y ya hay “listas de espera” para alquilar un departamento, según coincidieron distintos martilleros consultados por Democracia. Además, los contratos de alquiler que se renuevan en septiembre llegaron con un 64% de incremento, situación que complica el “bolsillo” de quienes vienen a estudiar a la ciudad.
Luciano Di Flavio, de la inmobiliaria homónima, situada en Benito de Miguel 148,
afirmó a este diario: “Están ingresando pocos inmuebles para los estudiantes, por no
decir que no está entrando nada”. Y agregó: “Los precios van desde 30.000 hasta
40.000 pesos, de uno o dos ambientes. Y el costo depende mucho de la calidad, la
antigüedad, el equipamiento con el que cuente y la ubicación”. Asimismo, desde la
inmobiliaria Garzillo, situada en Belgrano 57, resaltaron: “Hay mucha demanda,
pero pocas propiedades en oferta. Hay personas a las que no les conviene alquilar, la actualización hace que los alquileres queden muy bajos después del sexto mes”.
En sintonía, Maximiliano Tamola, de Tamola Propiedades, situada en Hipólito
Yrigoyen 154, aseveró: “El mercado está funcionando, pero con mucha demanda y
poca oferta. En algunos casos los jóvenes piden alquilar compartido, y en otros de
manera individual, sobre todo si los padres tienen un buen ingreso y pueden
solventar el gasto”. Y amplió: “Lo que viene golpeando al mercado inmobiliario es la
falta de créditos, la ley de alquileres. Los requisitos son más o menos los mismos,
presentar una garantía real y un recibo de sueldo. Por otro lado, los que se acercan a consultar son de la región, es muy raro que un juninense, que está estudiando,
alquile”.
Demoras “para ver” En nuestra ciudad, las inmobiliarias ya realizan listas de espera, debido a la gran demanda que hay de propiedades. En esta línea, Di Flavio señaló: “Normalmente, las personas se anotan y se muestran las propiedades en orden de lista de espera. Cuando hay uno, dos o tres interesados se avanza con la documentación del que está primero y si no cumple con los requisitos, se sigue, siempre en orden”. Y añadió: “También tenemos gente agendada que, cada diez días, nos va consultando si hubo algún ingreso”.
En sintonía, desde Tamola Propiedades comentaron: “Nosotros tomamos los datos
de los interesados, nombre, apellido, parámetros de la búsqueda y teléfono, luego
hacemos una lista y nos contactamos cuando la propiedad de interés está
disponible”. Hernán Pietrobón, de Pietrobón Servicios Inmobiliarios, afirmó a Democracia: “Tenemos listas de espera, pero lamentablemente nunca alcanzamos a cubrir la demanda. Junín no brinda soluciones para los alquileres, la demanda nunca está satisfecha”. Desde Garzillo aclararon que ellos no realizan listas de espera debido a la demanda existente.
Compartir departamento, una opción Di Flavio afirmó: “Cuando se trata de algún departamento más grande o más caro, sí, buscan para compartir muchas veces”. Y Pietrobón afirmó: “Nosotros no tenemos casos de chicos que quieran compartir el alquiler. Por lo general, llaman los padres consultando, estamos transitando la segunda parte del año lectivo y el cambio se hace antes, en junio o julio. Los jóvenes que terminan de cursar ya dejan el departamento y los que inician, comienzan la búsqueda”. Suben 64% en septiembre
El índice de actualización de alquileres para septiembre será de 64,66 por ciento. Es
para contratos firmados en septiembre de 2020 y 2021, con la nueva ley de alquileres, que tiene actualización anual según un índice que publica el Banco Central de la República Argentina, ponderando la inflación y subas salariales. Mientras la regulación de alquileres espera una definición sobre su futuro, se genera un debate sobre la aplicación del porcentaje: si es negociable o tiene que cumplirse a rajatabla.
En el medio de una situación que parece descontrolarse por la ascendente marcha de las actualizaciones anuales según la Ley Nacional 27.551, hay diversas posiciones entre propietarios, inquilinos y martilleros locales.
Entre los locadores están quienes presentan cierto margen de negociación y pactan
bajas de hasta un 6 por ciento y otros que entienden que el porcentaje anual cubre
menos del alza inflacionaria y piden que se aplique el porcentaje en su totalidad.
Entre los locatarios también están divididas las posiciones: enterados del índice y la
evolución alcista aceptan la actualización tal como publica el BCRA y otros que piden en las inmobiliarias un margen de negociación “razonable” al entender que sus ingresos no han tenido una suba similar y se les dificulta afrontar los nuevos montos. Por ejemplo, un alquiler que están pagando ahora en 30 mil pesos pasará a tener un costo mensual de 49.398. Entre los martilleros también hay dos posturas. La mayoría entiende que es una pauta inamovible por ley y hay que cumplirla. Otros, plantean posibles negociaciones en determinados casos, muy puntuales, sujeto a distintos factores

 

fuente: https://www.diariodemocracia.com/locales/junin/268478-junin-faltan-departamentos-estudiantes-ya-hay-list/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.