Un nuevo 17 de octubre de peronismo dividido

Este lunes habrá, por lo menos, cuatro convocatorias diferentes en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el centro político del peronismo. Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO); los salarios y los espacios políticos son algunos de los debates que dispersan a un movimiento político, arrastrando a un gobierno nacional en crisis.

A un año de las elecciones generales, la dirigencia política, sindical, social y empresarial del peronismo profundiza sus divisiones y se refugia en planes sectarios. El mandato de unidad acordado en 2019 va perdiendo su expresión real.

Una jornada, cuatro convocatorias

Todo parece indicar que el plato fuerte de la jornada será la movilización a Plaza de Mayo, que encabezarán organizaciones políticas kirchneristas; organismos de Derechos Humanos y sectores sindicales aliados.

En ese marco,  bajo el lema “Unidad Nacional por la Soberanía con Justicia Social” más de cien organizaciones se movilizarán en respaldo al Gobierno y con fuertes críticas a la herencia macrista. Pablo Moyano, titular del Sindicato de Camioneros y el Frente Sindical para el Modelo Nacional (Fresimona) estarán a la cabeza.

En tanto, la Corriente Federal de Trabajadores de la CGT, CTA y CTA Autónoma serán los actores sindicales presentes, además de organizaciones políticas como La Cámpora.

Por otro lado, los “gordos”, los “independientes” y los “barrionuevistas” de la conducción de la Confederación General del Trabajo (CGT) harán un acto en la sede de Obras Sanitarias. En ese sentido, según declaró a elDiarioAR el Secretario Adjunto de la central obrera y titular de UPCN, Andrés Rodríguez, “es una reunión de debate, de conclusiones importantes”.

Por su parte, José Luis Lingeri, Secretario General de SGBATOS, planteó que el objetivo es construir una Mesa Nacional Sindical Peronista para mejorar la representación en las listas electorales. “Queremos que los trabajadores y las trabajadoras de todo el país sean los protagonistas con acciones militantes y no meros espectadores de la realidad”, declaró a A24.

A su vez, los movimientos sociales alineados con el Frente de Todos realizarán un acto en la cancha de Laferrere, en La Matanza. Con una estrategia similar a la CGT en Obras, presentarán el Partido de los Comunes. A partir de esa plataforma política pretenden disputar territorialmente al resto de las estructuras del peronismo.

Para los “cayetanos”, la desunión sindical es “inaceptable” para la coyuntura política y por ese motivo realizarán un “gran cabildo abierto de la militancia para seguir impulsando nuestra agenda social y el debate electoral 2023”.

Por último, las 62 Organizaciones Peronistas, espacio que conduce el Secretario General de los taxistas, José Ibarra, se congregará en el Club Atenasde La Plata desde las 18 horas.

 La vicepresidenta robustece la capacidad de movilización del Kirchnerismo a expensas de sus aliados sindicales.
Créditos: Infocielo

Nuevos conflictos, viejos problemas

Son diversos los debates que generan rispideces en la dirigencia peronista. Algunas tuvieron traducción política en el propio gobierno y otras se acumularon en mesas de trabajo. En primer lugar, las PASO. El kirchnerismo más acérrimo y varios gobernadores apuestan a suspenderlas para evitar escenarios de disputas en el que se pongan en juego sus estructuras políticas. Sin embargo, desde la CGT pero también los cayetanos las promueven y están organizando sus fuerzas para ir a una contienda con el objetivo de mejorar su representatividad.

Otro foco de discusión es la situación salarial. En este caso coinciden Moyano, las organizaciones sociales y también las organizaciones kirchneristas. Proponen un bono urgente de recomposición salarial para que les trabajadores con ingresos más bajos alcancen la Canasta Básica.

No obstante, chocan con el planteo de gran parte de la dirigencia de la CGT, la cual considera que inclinarse por esa estrategia debilitaría la herramienta paritaria.

Sin embargo, la realidad efectiva marca que cerca de la mitad de les trabajadores en el país no tienen un empleo formal, por lo cual su capacidad gremial de negociación es muy limitada.

De acuerdo a la situación del triunvirato de la principal central obrera del país, el titular del Sindicato de Canillitas y secretario de prensa de la CGT, Omar Plaini, indicó a CNN Radio que “no hay unidad de concepción. Pero eso no hará que rompamos la unidad de hecho”.

En este escenario, el presidente Alberto Fernández definió no participar de ninguna convocatoria. Una vez más decide no inflar a ningún sector en particular con el propósito de no debilitar la unidad del frente, pero los “alienta a todos”.

La conducción de la CGT no convocó a Alberto Fernández al acto en obras pero sabe que cuenta con su respaldo.
Créditos: Infocielo

Hacia 2023

En conversación con Radio Gráfica, el Secretario General de la Federación Gráfica Bonaerense (FGB), Héctor Amichetti, resaltó que el objetivo de la movilización a Plaza de Mayo será fortalecer la unidad.

“Sobre todo teniendo en cuenta la fragmentación que hay no solo dentro del sector sindical, sino en las organizaciones sociales, el sector político, las pymes, el cooperativismo”, dijo el  miembro de la Corriente Federal de Trabajadores.

Además, el referente sindical planteó que construyeron un documento que expresa la agenda de trabajo para combatir los principales problemas del país. “El gobierno ha quedado entrampado en las urgencias y las condiciones que impone el acuerdo con el FMI”, señaló.  Preocupado, Amichetti declaró que el gobierno debe enfrentarlas con ‘políticas más de fondo’.

“Si el Estado no se pone al frente del control de los sectores estratégicos de la economía, como el sistema financiero y el comercio exterior, lo harán las corporaciones”, cuestionó.

En relación a las diversas convocatorias, deslizó que entre la dirigencia “hay diferencias en cuanto a la actitud. Hay sectores que van con posicionamientos más políticos de cara a lo electoral, nosotros planteamos un gran frente de unidad nacional. En esto tenemos que estar coincidiendo todos. Lo que está golpeando al pueblo trabajador es la misma problemática”.

En tanto, mientras la dirigencia del Frente de Todos profundiza sus diferencias, el salario sigue perdiendo poder adquisitivo con una inflación galopante que acumula un 83% interanual. Y, además, el endeudamiento externo asfixia la soberanía nacional en una coyuntura salarial muy adversa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *