Pediatras advirtieron que hay un bajo volumen de vacunación en niños

Pese a que los contagios y muertes por Coronavirus disminuyen y se mantienen en niveles estables (ver página 11), el descenso del ritmo de la vacunación contra el coronavirus en niños de 6 meses a 12 años genera un riesgo en la población de esa franja etaria al expandirse la variante Ómicron y sus mutaciones BA.4 y BA.5 en el país, por lo que pediatras volvieron a advertir sobre los riesgos de no inmunizar con las cuatro dosis a este sector de la población con la falsa idea de que «la pandemia terminó».
Los profesionales destacaron además que una gran cantidad de niños y adolescentes recibieron en la Argentina como dosis de refuerzo vacunas de virus inactivado «que no protegen frente a estas variantes», por lo que el año próximo se planifica darles inmunizaciones con la plataformas de ARNM (mensajero) o «vacunas ambivalentes».
Los pediatras Gonzalo Pérez Marc, jefe de docencia e investigación de la Unidad Materno Infantil del Hospital Militar Central; Eduardo López, jefe de la división Clínica Médica del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de la CABA y Roberto Debbag, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, realizaron estas advertencias ante un grupo de pediatras y clínicos durante una presentación en Buenos Aires.
López Marc señaló que al principio de la pandemia «se divulgaba científicamente cualquier cosa, pero luego la gente comenzó a vacunarse porque si no se moría y recibía muchísima información. Cuando esto dejo de suceder, se acabó esa información, por lo que el rol del pediatra es no olvidarse de que esto sigue pasando».
Indicó que en la actualidad «hay un «parate» en la información que se le da un padre que duda en vacunar a su hijo, porque muchos profesionales también tienen una «información desprolija».
En este sentido López, destacó que «en toda pandemia la comunicación es fundamental. Al principio los chicos no se infectaban porque estaban encerrados, pero al llegar la variante Ómicron, la falsa creencia de que el virus no los infectaba se vino abajo». «Los chicos tienen que vacunarse porque se mueren o porque tendrán secuelas, hay datos sólidos y consistentes en todo el mundo de que esto es así y deben inmunizarse con la plataforma de ARNM. Conversar, consensuar y convencer a los padres es lo que deben hacer hoy los pediatras, porque la Covid no es una enfermedad benigna», refirió el pediatra.
En la Argentina 41 millones de personas recibieron una dosis, 37 millones el primer refuerzo, 21 millones la tercera dosis y 6 millones el segundo refuerzo.
«Esto quiere decir que hay 6 millones de personas que no tienen el esquema completo» y tenemos «un alto porcentaje de niños fallecidos o con secuelas», aseguró López.
Y añadió que frente a esto «la intensidad de recomendación de vacunarse desapareció y desde la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) no se recibió más información»
Con la llegada de la variante Ómicron, los linajes BA.4 y BA.5 representaban en el país el 3 y el 1,5% , respectivamente, de virus en circulación, pero la propagación de esta mutación fue tal que hoy ambos linajes ocupan el 40% del Sars CoV-2
«Estas variantes fueron escapando del sistema inmune que le proponían las vacunas y ya no afectan tanto a los pulmones sino al tracto superior como nariz y garganta. La enfermedad en consecuencia sigue estando y genera alto ausentismo laboral y escolar», explicó el médico del Gutiérrez.
«Además -sostuvo- cuando tenemos miles de casos leves siempre hay algún caso grave. La variante Delta está presente en el mundo en 2.9 personas cada 100.000 habitantes, mientras que la Omicron en 14,5 personas cada 100.000»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *