Jesús Escobar se lanzó como candidato para la presidencia por el partido Libres del Sur, asegura que el Estado tiene que limitar las ganancias de las empresas que saquean el país y congelar precios durante, por lo menos, un año.

El candidato que quiere dejar de pagarle al FMI y mandarle la Gendarmería a los empresarios

«Yo soy Jesús Escobar, voy a ser presidente de la Nación y voy a hacer un gobierno para el pueblo». Así se presenta el chubetense-neuquino que lanzó su candidatura a la presidencia por el partido Libres del Sur y que estuvo en Mendoza como parte de su campaña por las provincias.

Escobar estuvo acompañado por el senador Ernesto Mancinelli, quien aclaró que Libres del Sur seguirá formando parte de Cambia Mendoza para la elección provincial, pero tendrá una boleta propia en la nacional.

Escobar y Mancinelli recorren juntos Mendoza

 

 

 

-¿Cómo empezaste en la política, de dónde venís?

-Soy neuquino, en realidad soy chubutense. Soy bien patagónico, porque fui concebido en Río Negro, se complicó el parto y me llevaron a nacer en el norte de Chubut y después hice toda mi vida en Neuquén. Siempre he luchado por los que menos tienen, fundé el centro de estudiantes de mi colegio secundario y fui presidente del centro de estudiantes de Ingeniería cuando entré a la universidad. Formé parte de la resistencia al modelo neoliberal en Neuquén y, por ahí, soy una de las caras más conocidas. Cuando empezó todo, hicimos las primeras puebladas. Soy de Cutral Co, ahí hice el secundario, y siempre hice política, junto a la lucha social, al trabajo social. Vengo del cristianismo, siempre hice política y siempre en Libres del Sur. En 2003 fui electo diputado, el diputado más joven de Neuquén con 30 años. Fui tres veces diputado provincial en Neuquén, fui convencional constituyente, secretario de Derechos Humanos, presidente del Consejo de Niñez y Adolescencia, pero siempre luché para ser un país distinto donde pudiéramos caber todos y todas. Donde no hubiera esta desigualdad brutal.

-¿Cómo se hace un país distinto?¿Cuáles son los proyectos y las propuestas?

– Lo primero que hay que hacer es dejar de pagar el Fondo Monetario Internacional y hacer que esos miles de millones de dólares queden acá en la Argentina, hay que iniciar un proceso de industrialización.

-Pero las deudas hay que pagarlas. ¿Cómo hacemos?

-Sí hay que pagarlas pero las deudas legítimas, no ese fraude, no ese delito producido por Mauricio Macri y la anterior conducción del FMI. Ese acuerdo hay que llevarlo a un tribunal internacional y que la justicia decida. Según mis saberes, creo que en el peor de los casos, Argentina tendría que pagar 22 mil millones de dólares y no los 46 mil que se pretende que paguemos ahora. Por supuesto hay que hacer un plazo de no menos de diez años para empezar a pagar y se discute el capital. De mínima con esos diez años de gracia iniciar un proceso de industrialización de la Argentina. Hay que sustituir importaciones, acompañar a las pymes, crear trabajo y además una gran obra pública para dar trabajo a la mano de obra poco calificada que hoy es mayoritaria en Argentina. Más trabajo que es en mi opinión lo que se necesita hoy para sacar a la Argentina de la pobreza.

– Ese modelo ya se ha propuesto e implementado en varias oportunidades acá y no funciona, ¿por qué creés que no funcionó, porque no funciona o porque estuvo mal implementado?

-Muy por el contrario, las veces en que se hizo eso o parte de eso, fueron los únicos momentos en que el país creció. Dos momentos: del 2002 al 2008, que no se pagó la deuda, fue el único tiempo en los últimos 40 años en que la Argentina creció.

-Pero sí se pagó la deuda.

-Se pudo rediscutir la deuda con una quita del 45% del capital, es decir que sí se generan mejores condiciones de negociación, pero no se hizo con la plata un proceso de inversión. El otro momento que yo menciono es en 1945, cuando se inició un proceso de industrialización y se crearon millones de puestos de trabajo y se pusieron en pie cientos de miles de pymes. ¿Qué es lo que digo yo? La plata que es de todos los argentinos producida con los recursos que tenemos en Argentina, en lugar de dejarlas en pocas manos en general, actualmente de los grandes bancos de capital tradicional, hay que ponerla a producir y poner en marcha el aparato productivo argentino. Se puede hacer, lo que se necesita es un presidente y un gobierno con coraje y sensibilidad social, que no han tenido los últimos presidentes que se arrodillan frente a los poderosos.

Javier Milei ha revolucionado a los jóvenes que están empezando a cuestionar este modelo de la igualdad social mantenida desde el Estado, cuando el Estado saca de un lado para poner en el otro. ¿Vos cómo respondés a eso?

-Yo lo que digo es que se necesita un Estado fuerte y eficaz, no este Estado bobo y arrodillado frente a los poderosos. Un Estado fuerte significa que le ponga límites a los poderosos, que defienda al débil y que ponga a funcionar la Argentina. Te voy a poner un ejemplo muy claro. Soy neuquino, el Estado en los últimos gobiernos que hemos tenido en Argentina le llena los bolsillos a los ricos, en Neuquén por lo tanto y en Argentina, a las empresas gasíferas y petroleras se les paga el doble por el millón de BTU. Cómo se mide el gas, de lo que se paga en Estados Unidos o en Canadá, 3,57 dólares se paga el millón de BTU en Argentina bajo la administración de Cristina Kirchner, de Alberto Fernández o de Mauricio Macri, en Estados Unidos 1,90, Canadá, 1,91. Les generamos a las empresas transnacionales, a los sectores más ricos del mundo súper ganancias. Vienen y saquean, invierte el Estado, ponemos nuestros recursos, nuestro suelo, nuestro ambiente y ellos saquean. En mi gobierno, por supuesto que quiero que venga a invertir el capital privado, que vengan las transnacionales en las distintas áreas de la economía que hay que desarrollar y mucho en la Argentina, pero que tengan ganancias, no que saqueen. Lo que necesitan los argentinos es que no aumente la leche, que no aumente el pan, para eso hay que congelar los precios de los alimentos de la canasta básica y las tarifas de servicios públicos por lo menos por 12 meses, no como esta truchada que quiere hacer Massa de cuatro meses, al tiempo que se van aumentando paulatinamente los sueldos, las jubilaciones y los programas sociales.

– ¿Con qué lo hacés, con qué plata en este contexto de inflación?

-Quienes generan el incremento ficticio son las grandes empresas que son muy poquitas, por eso hace falta que el gobierno los siente en una mesa y les diga «señores, no se aumentan más los precios y además abastecen».

-¿Cómo evitás que cierren las empresas y se vayan a trabajar a otro país?

– Les mando la Gendarmería para que funcionen. Directorio que no lleva adelante esta propuesta va preso, porque nosotros tenemos que cambiar de lógica, porque vivimos en un país en donde si hay pobres reclamando y les mandan la Gendarmería, nadie se asusta ni le parece extraño. Ahora, cuando hablamos de utilizar los instrumentos del Estado para beneficiar al conjunto de la población, no lo podemos creer, porque vivimos bajo una lógica instaurada por los gobiernos de los últimos años donde se gobierna para los ricos, para los poderosos y donde al pobre y a la clase media solamente le meten la mano en el bolsillo para sacarle y sacarle.

Escobar propone que a las empresas que no congelen los precios «les mando a la Gendarmería»

 ¿Estás de acuerdo con las retenciones a las exportaciones?

-Por supuesto. Todos los países colocan retenciones por dos razones: para equilibrar el precio exterior con el precio interior, y además porque es absolutamente legítimo que el Estado regule los niveles de ganancia de las sociedades. Es inmoral que una persona gane diez mil millones de dólares mientras haya un argentino que no pueda comer, y el problema es que tenemos millones de Argentinos que comen una vez al día.

FUENTE: https://www.memo.com.ar/poder/jesus-escobar-candidato-presidente-libres-del-sur/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *