Un proyecto para la inclusión de personas hipoacúsicas y el sueño de compartirlo con más instituciones

El año pasado desde Jardín Calcuta trabajaron en conjunto con otras instituciones para hablar inclusión de personas con disminución visual. Este 2022, el trabajo se orientó a personas con hipoacusia. Los chicos del Jardín Calcuta recibieron la visita de Elías, de 7 años, a quien un implante le permitió la escucha, y de María del Carmen, instructora de lengua de señas. Los detalles de un proyecto orientado a prevenir el bullying.

¿Qué podemos hacer si nos encontramos con un amigo o compañero que sea sordo? Esa pregunta fue el disparador para el proyecto que llevaron adelante las docentes Melisa Guillermín y Yanet Ramos Ottonelli, a cargo de la sala amarilla y la sala verde multiedad respectivamente, en el Jardín Calcuta.El año pasado, Guillermin había tenido una idea, que partía de un cuestionamiento similar. Entre los alumnos de sala amarilla había un papá particular: nada más ni nada menos que el futbolista Silvio Velo. ¿Cómo podía trabajar con los chicos la inclusión de personas con ceguera o disminusión visual?: ese fue el comienzo. “Entre los papás de mi sala se encontraba Silvio Velo, fue una visita grandiosa. Contamos con la presencia de las escuelas 500, vino Cecilia Ansaloni a mostrarnos las máquinas braille. Este año decidí hacer con mi compañera Yanet un proyecto sobre cómo podíamos ayudar a personas hipoacúasicas. Ambas salas trabajaron con este hermoso proyecto que va a cerrar a fin de año”, contó Guillermin a La Opinión. Este año, los alumnos vivieron dos grandes experiencias con visitas que llegaron al jardín. La primera fue la de María del Carmen Torres, instructora de lengua de señas de la Agrupación Amigos de Sordos de San Pedro: “Vino con todo su equipo, nos cantaron canciones, aprendimos los números, a saludar, a invitar a jugar, a mostrar dónde está el baño, un montón de señas que nos permiten comunicarnos”. Y luego llegó Elías, un niño de 7 años, alumno de la escuela 501 y oriundo de Gobernador Castro. Junto a su mamá, su docente inclusora, Fernanda Martí, y la vicedirectora, Verónica Mestre, visitaron el jardín. Hace poco, gracias a las gestiones de sus maestras, le colocaron un implante coclear que le permitió escuchar por primera vez. El encuentro fue emocionante.

“No podemos estar más orgullosos de nuestros alumnos. Enseguida pusieron en práctica todo lo que habíamos aprendido. Elías estaba feliz de que había tanta gente que hablaba en lengua de señas como él. De a poquito empieza a despegarse de la lengua de señas porque ya cuenta con el implante, puede ir escuchando pero para él es un mundo nuevo. Para nosotros fue maravilloso, cantaron, jugaron”, detalló la docente.

Desde el Jardín Calcuta, Guillermín y Ramos Otonelli tienen preparado el proyecto para compartirlo con quien lo desee. “Es un sueño que esto sea a nivel distrital, que pueda hacerse en otras instituciones. Esta es la semillita que queremos plantar, la inclusión, la no discriminación, para el resto de sus vidas. Somos unas convencidas que estas enseñanzas no se van a perder“, aseguraron

 

Fuente: https://www.laopinionsemanario.com.ar/noticia/un-proyecto-para-la-inclusion-de-personas-hipoacusicas-y-el-sueno-de-compartirlo-con-mas-instituciones/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *