Los peligros de TikTok: adicción, narcolepsia y sobreexposición

Según estudios de expertos en salud mental, el uso excesivo de las redes sociales puede ocasionar narcolepsia.

En una nota, el psicólogo Ricardo Antonowicz nos cuenta que la virtualidad, particularmente para los jóvenes cuyos sistemas de pensamiento están en constante evolución, puede alterar las líneas entre lo físico y lo digital. La inmersión en TikTok, exacerbada por la pandemia, ha generado una creciente dificultad para diferenciar entre la fantasía en la pantalla y la vida cotidiana.

El psicólogo Ricardo Antonowickz remarcó que el estar expuesto demasiadas horas en TikTok puede desarrollar un trastorno del sueño en las personas llamado “narcolepsia”, que provoca somnolencia durante el día.

Siguiendo en este contexto, la exposición continua a videos breves y repetitivos puede moldear la percepción de la realidad de los jóvenes, creando desconcierto y afectando su habilidad para interactuar de manera saludable.

Consecuencias del exceso de TikTok

Entre las consecuencias del uso excesivo de TikTok se puede observar también que la rapidez y la sobrecarga visual de esta red social pueden afectar los sistemas de recompensa, creando una demanda de estímulos más intensos y rápidos.

“Los adolescentes, adultos, niños y todos los seres humanos estamos inmersos en una realidad, pero cada uno de nosotros entra a esa realidad de una manera particular con su historia, su conocimiento y vida personal. No hay una realidad que sea igual para todos”, sostuvo el psicólogo Antonowicz.

En la actualidad, las redes sociales nos muestran una nueva forma de crear lazos, de crear vínculos, conexiones con el otro. Sin embargo, el psicólogo Ricardo Antonowicz sostiene que algunes chiques empiezan a compartir su desarrollo, su vida y algunos logros.

Una adicción que simula ser inofensiva

Para la Psicología, el ser humano está constituido por un cuerpo biológico cuando nace, cuyo lenguaje se introduce y entre los 8 y los 18 meses se incorpora la tercera cuestión, que es la imagen.

En ese sentido, Antonowicz explica cómo se desarrollan los primeros meses de vida frente a la virtualidad y realidad: “La imagen no viene constituida con el sujeto humano, sino que entre los 8 y los 18 meses el chico puede mirarse en el espejo y puede decir ‘ese soy yo’. Entonces la mirada es constitutiva de la estructura humana. El bebé mira a su madre y va constituyendo una realidad virtual”.

La mayoría de los videos en TikTok tiene una duración de 60 segundos, lo que resulta en una sucesión rápida de estímulos visuales que, a corto plazo, generan un tipo de atracción visual adictiva. Este efecto inductivo provoca una sensación de “no poder apartar la mirada de la pantalla”.

“Debemos considerar que esto empieza como un juego y puede llegar a constituirse en una adicción. Hay muchos adultos que hacen mucho TikTok”, reafirmó el experto en salud mental. Además, agregó: “La adicción es no poder poner un límite a esa forma de expresión y tiene mucho que ver con la cuestión narcisista”.

Además, a través de TikTok, las personas pueden expresarse y mostrar su contenido, pero no siempre reciben una respuesta inmediata. Esto causa frustración y una exposición mayor para lograr esa atención que buscan. Los desafíos de esta red social se presentan en distintos niveles y pueden representar un peligro para los menores.

Los niños y las redes

El especialista advirtió que, “en el caso de los adolescentes y los niños adolescentes, es responsabilidad de los padres controlar el uso de todas estas herramientas tecnológicas”. En este sentido, argumentó que “hay hackers que están organizaciones que, no sólo en TikTok, sino en cualquier red social, están a la búsqueda de conectarse con el mirar”.

En ese marco, Antonowicz mencionó que una de las estructuras del ser humano también es la perversión, lo cual, tiene un rasgo de sadismo y masoquismo cuando todo se reduce a los videos virales de TikTok. “El sadismo es mirar cómo el otro puede sufrir. En general, el sádico goza de ver sufrir al otro”, explicó.

FUENTE: Nota al Pie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *