Kicillof se pone al frente del reclamo pesquero para juntar gobernadores contra la ley de Milei

Reunión con gremios y empresarios, que se declararon en «alerta extrema». «Proponen un remate de los recursos naturales», dijo el gobernador.

Frente al creciente rechazo que despiertan en el sector las reformas a la Ley de Pesca contempladas en la ley ómnibus de Javier Milei, Axel Kicillof se puso al frente del reclamo en el plano bonaerense al encabezar una reunión con todos los eslabones de la cadena pesquera en el Hotel Provincial de Mar del Plata.

El gobernador se comprometió a gestionar acuerdos y sumar voluntades de otros mandatarios para generar un bloque de oposición que concentre a provincias afectadas, no sólo en la actividad pesquera, sino en diversas economías regionales.

En ese sentido, pidió a los actores de la cadena pesquera «ser solidarios» con reclamos de otros sectores afectados por el paquete de desregulaciones del libertario.

También, les planteó la necesidad de que sean ellos mismos quienes expliquen las razones del rechazo a las reformas para no anclar la discusión en el plano de la disputa política entre el presidente y el gobernador.

De la reunión participaron desde representantes del gremio de fileteros hasta los empresarios más fuertes del sector.

En Mar del Plata sorprendió la presencia de José Moscuzza, titular del Grupo Moscuzza, uno de los pioneros del sector pesquero industrial argentino, el cual no suele participar de actividades con funcionarios.

También presidente del club Aldosivi, Moscuzza planteó que su presencia en el encuentro convocado por Kicillof respondía a la situación límite del sector que tiene a su grupo entre los más gravitantes. Incluso, en la conferencia de prensa se sentó junto al mandatario.

Los empresarios consideran a Kicillof como el dirigente opositor a Milei «que más puede ayudar» al alzar la voz contra las reformas. De todos modos, también activaron gestiones con el intendente local, el macrista Guillermo Montenegro, que también se manifestó en contra de los cambios en la Ley de Pesca.

Solo en Mar del Plata, calculan que la desregulación que plantea Milei para el sector podría impactar en la continuidad laboral de más de 20 mil personas.

La idea del sector pesquero es que, además de las gestiones de Kicillof con gobernadores, Montenegro active gestiones en el Congreso con legisladores PRO y que lo mismo haga en ese ámbito el senador nacional y presidente de la UCR bonaerense, el marplatense Maximiliano Abad, que también rechazó la reforma.

en la industria de la pesca consideran que las desregulaciones que impulsa el gobierno libertario representan una «entrega» de los recursos del Mar Argentino a flotas extranjeras.

Más allá del evidente rechazo de Kicillof a la ley ómnibus, en el sector pesquero marplatense pretendían una toma de posición fuerte del gobernador frente al impacto específico sobre esta industria. Eso, en un contexto donde, en las últimas horas, gobernadores de provincias patagónicas salieron a manifestarse abiertamente en contra del proyecto.

Además del detonante de la reunión, las partes se comprometieron a aceitar el vínculo y avanzar en una mesa de trabajo permanente, con reuniones periódicas.

«Al contrario de fomentar nuevas inversiones, se trata de poner a disposición un recurso nacional sin objetivos más que subastar. Un remate de los recursos nacionales», dijo Kicillof en conferencia de prensa junto a los miembros de la cadena pesquera.

En ese sentido, ratificó que el gobierno de la Provincia de Buenos Aires «no aceptará presiones para respaldar una ley que va en contra del sector pesquero».

FUENTE: La Política Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *