Reclaman que el femicida de Dayana Capacio no salga en libertad

La joven fue secuestrada y asesinada en 2012, cuando aún no existía la figura de femicidio. Ahora, sin cumplir ni dos tercios de la condena, Maximiliano Tesone amenaza a la familia desde la cárcel y reclama salidas transitorias.

La familia de Dayana Capacio, la joven que fue asesinada en 2012 por su ex pareja Maximiliano Exequiel Tesone, se encuentra en alerta por posibles beneficios para el femicida. Tesone solicitó una audiencia, fijada para el próximo 8 de febrero y, según la citación, el motivo sería “acercamiento familiar”.

Maximiliano Tesone fue sentenciado a 23 años de prisión en un juicio abreviado, en 2014. La reunión se realizará vía Zoom y, además del padre de la víctima, también participará el asesino de su hija, a pedido de la defensa.

A través de un vivo de Instagram, Hugo Capacio, padre de Dayana, aseguró que “quienes deberían protegernos están del otro lado”. Además, explicó que “esto indicaría que (Tesone) está pidiendo que la justicia lo deje ir a visitar a la madre a su casa. Qué seguridad puedo tener yo de que esta persona va a estar controlada y no se va a fugar”, cuestionó.

María Oviedo, madre de la joven asesinada, explicó que para ella fue muy duro y muchas veces no pudo participar de las marchas ni brindar entrevistas, aunque por eso no dejó de reclamar justicia. “Quisiera no pedir más justicia, quisiera que él no siga lastimando, la justicia tiene que cambiar, sino siempre va a haber una Day”, expresó para finalizar el vivo.


El dolor de la familia

Durante el vivo, Hugo cuestionó el accionar de la justicia. “Yo no entiendo como puede ser que a esta persona le quieran dar beneficios cuando el único beneficio que tenemos nosotros es poder ir a visitar a nuestra hija a un cementerio”, sostuvo y agregó. “nuestra hija no puede venir a saludarnos a nosotros el día de la madre, del padre, o almorzar un domingo”.

Del mismo modo, el padre aseguró que la madre del femicida “trabaja, tiene recursos económicos, y tienen la cárcel a 4 pasos” por lo que no serían necesarias sus salidas. A su vez, mencionó el rol de la madre al encubrir a su hijo: “yo tengo que soportar que el pasee libremente y que este con la madre que lo ayudo a encubrir el asesinato de mi hija y a engañar a las otras chicas desde la carcel”, expresó.

Por su parte, María Oviedo contó que hace poco abrió el diario íntimo de su hija. De allí Andrea, amiga de la joven, leyó una carta que había escrito contando la violencia que sufría. “Tengo miedo que no cambie, sentir que no se como alejarme”, dice un fragmento y agrega: “no me puedo borrar lo que hiciste y tengo miedo que pase otra vez”.

Al respecto, María expresó: “nunca imaginamos que él podía hacer algo así”. Además, recordó que “cuando empezaron los episodios de violencia nosotros le empezamos a prohibir verse. Ahí él le empezó a llenar la cabeza para alejarla de nosotros y con el tiempo me enteré que él la tenía amenazada”.

Dayana
Dayana Soledad Capacio fue asesinada en 2012 por Maximiliano Tesone, luego de intentar terminar la relación porque él era violento. Crédito: Pedro Ramos Nota al Pie

Hostigar a la familia y a otras mujeres desde la cárcel

Según medios locales, el femicida cumple su condena pero goza de privilegios tales como teléfonos celulares, computadoras, Internet y redes sociales. “Hace un año me llamó y me contó cómo la había matado. Me infarte del disgusto”, afirmó Capacio.

Además, Hugo pidió no olvidar los antecedentes que tiene el condenado. “En 2017 tuvimos que ayudar a víctimas que hostigaba desde la cárcel y en 2020 pasó lo mismo”, relató.

A través de Facebook, el femicida engañaba mujeres con falsas propuestas de trabajo y les pedía fotos para luego extorsionarlas. Por esta razón, el femicida posee además siete denuncias penales por hostigamiento y amenazas desde el penal con un teléfono celular.

El repudio ante la audiencia

La familia de Dayana forma parte de la Asociación de Familiares Atravesados por el Femicidios. Desde las redes de la organización, también cuestionaron la instancia judicial mediante un comunicado en el que aseguran que “este hombre sigue siendo un peligro para la sociedad”.

Dayana
El femicida, Maximiliano Exequiel Tesone, fue condenado a 23 años de cárcel en 2014 y aún continúa en prisión. Crédito: Facebook

En sintonía, el padre de Dayana aseguró que “hacer un multiple choice para ver el grado de peligrosidad de un victimario es poner a la víctima a la buena de Dios”. Además, en cuanto a la violencia de género y los femicidios que se continúan cometiendo, Hugo manifestó “necesitamos gente en la calle, necesitamos salir a visibilizar, a contener a las víctimas, hay mucho por hacer”.

El femicidio de Dayana

Dayana Capacio tenía 17 años cuando la vieron con vida por última vez. Hacía poco que la adolescente había decidido terminar su noviazgo con Tesone, quien no aceptaba la separación y seguía hostigándola por redes sociales.

El 8 de mayo del 2012, Dayana dijo que iba a estudiar con unas amigas, salió de su casa y desapareció. Tras varios días de búsqueda, de los cuales participó el femicida, el 11 de mayo un cazador encontró el cuerpo en un descampado, cerca de la localidad de General Lagos: estaba prendido fuego, la menor había sido degollada, abusada y recibió más de diez puñaladas.


En el camino a periciar el lugar, los móviles policiales se cruzaron con Tesone, que había regresado a la escena del crimen con el objetivo de eliminar las pruebas que lo implicaban y allí lo detuvieron.

Luego de dos años, en un proceso abreviado, la justicia condenó a Tessone a 23 años por homicidio agravado por ensañamiento en concurso real, abuso sexual con acceso carnal y portación ilegal de arma de guerra.

La condena no contemplaba la figura de femicidio. Recién ocho meses después, en diciembre de 2012, se publicó la Ley 26.791 que incorporó la figura de femicidio al Código Penal dentro del artículo 80, específicamente en el inciso 11.

FUENTE. NOTA AL PIE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *