Hongos misioneros logran descontaminar el impacto ambiental del cigarrillo

Las cientificas María del Pilar Nuñez e Isabel Cinto forman parte del equipo de investigación del laboratorio de Micología Experimental de la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA. Y hace más de cuatro años llevan adelante el trabajo de hallar una variación de hongo para que pueda degradar los filtros de cigarrillos.  Dicho residuo es el segundo de mayor incidencia en las playas bonaerenses

La bióloga María del Pilar Nuñez comentó que la investigación tiene el objetivo de detoxificar los filtros de manera biológica. Esto se desarrolla para que después sean reutilizados en diversos usos en la industria. La pulpa de los filtros puede usarse para hacer papel o estar presente como relleno de placas aislantes en el rubro de la construcción.

¿Qué hongo se utiliza y cuál es su origen? 

El hongo que las investigadoras usan se encuentra en el grupo de los llamados de pudrición blanca. Y son una variación que crece en las maderas. Estos hongos tienen la capacidad de neutralizar el color y olor que poseen las colillas de los cigarrillos. Algo que sucede a simple vista según la bióloga.

Para poder llegar a ellos la científica se adentra en la selva misionera. Este lugar cuenta con bosques nativos de los que recolectó varias cepas fúngicas. Por otra parte, cuenta con la asistencia de especialistas del IMiBio (Instituto Misionero de Biodiversidad). 

“Las fuimos a buscar allí porque para sacar una especie del ambiente y estudiarla. Tenés que tener permisos, y en el IMiBio tienen el mecanismo de autorizaciones muy aceitado”, señaló Nuñez.

Según el último censo realizado a inicios del 2022 en los balnearios del Partido de la Costa, un solo filtro de cigarrillo puede contaminar más de 40 litros de agua. Crédito:Nexciencia.exacta.org.

La investigación 

En primera instancia para el estudio se seleccionaron cepas fúngicas que tuvieran la capacidad de crecer a partir de alimentarse de colillas. Luego las investigadoras realizaron una  segunda selección para quedarse con las cepas que no sólo crecían sino que también  decoloraban y quitaban el típico olor a cigarrillo. Es a partir de esas cepas que hicieron fermentaciones en estado sólido, que implica el sistema de  biorremediación, el cual ellas proponen.

«Ahora estamos chequeando el nivel de detoxificación con semillas de lechuga y rabanito y con renacuajos expuestos a las colillas, que antes morían y ahora sobreviven»,  afirmó Nuñez.

Asimismo la científica asegura que el sistema funciona debido a que los hongos degradan la nicotina y de gran manera baja con la toxicidad. A su vez, comenta que la etapa de investigación en la que están es posible  gracias a la colaboración de los investigadores Matías Butler (codirector de la tesis) y Carolina Aronzon, del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3IA).

Tras ser publicados los resultados de los ensayos que llevan a cabo en la actualidad, las científicas planean arribar con el proyecto a una planta piloto. Y, finalmente, transferir esta tecnología a la industria.

 Ciencia con falta de presupuesto

Isabel Cinto, una de las investigadoras manifestó que hoy tienen como gran obstáculo la falta de presupuesto para realizar mayor cantidad de testeos de toxicidad. Principalmente, porque los materiales para testear presencia de tóxicos son muy caros.

Las investigadoras también se encuentran realizando pruebas químicas en laboratorios de la Universidad de San Martín para determinar la eliminación de múltiples tóxicos como el cadmio o el alquitrán. Crédito: Télam.

«Es un desafío hacer ciencia con poco presupuesto. Pero para esto contamos con la colaboración de colegas muy capacitados», afirma Cinto.

A su vez, comenta que tienen planeado nuevos ensayos de toxicidad en comunidades microbianas acuáticas con la participación del doctor Raúl Itria, del Instituto de Micología y Botánica (INMIBO). Además, la determinación de metales pesados pre y post tratamiento con la ayuda de la doctora Paola Babay, de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica).

A pesar que hay distintos proyectos que abordan la reutilización de las colillas tanto en nuestro país como en el exterior, el proyecto actual desarrollado por María del Pilar Nuñez e Isabel Cinto plantea la descontaminación. “Lo que proponemos es una alternativa verde y económica para descontaminar este residuo que afecta al agua y al suelo”, asegura Cinto.

FUENTE: https://www.notaalpie.com.ar/2022/08/03/hongos-misioneros-logra-descontaminar-el-impacto-ambiental-del-cigarrillo%ef%bf%bc/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *