35 AÑOS DE LUCHA

A mis compañeras y compañeros :

15 de Noviembre de 1987
15 de Noviembre de 2022

PATRIA LIBRE AYER, LIBRES DEL SUR HOY

35 años de organizarnos y luchar inquebrantablemente por la soberanía de nuestro país y el bienestar de su pueblo humilde y trabajador.

Por esto nacimos:

“En nuestra Argentina vuelven a hacerse sentir con fuerza las voces de aquellos que anhelan un país libre, sin miseria ni opresión, sin explotadores ni explotados. Con orgullo aparecen otra vez organizaciones y compañeros que lejos de resignarse a vivir de rodillas frente a los poderosos de hoy y de siempre, se ponen a la cabeza de las luchas de su pueblo.

Son los continuadores de aquellos que desde el fondo de nuestra historia nos dicen que jamás en esta tierra aceptamos calladamente que nos roben, que entreguen al extranjero sin pudor el fruto de nuestro esfuerzo, que nos mientan, que nos repriman. Son los herederos de los soldados de San Martín y de los criollos federales; de nuestros heroicos obreros de principio de siglo y del pueblo yrigoyenista. Son la prolongación en el tiempo del peronismo trabajador y combativo, de los Pampillón, de los Tosco y de los héroes de Trelew; también de aquellos que no hace muchos años dieron la vida por una sociedad mejor.

En sus filas no sólo están los que hoy luchan porque lo hicieron ayer y siempre, sino que entre ellos se cuentan por miles los jóvenes que desde las Malvinas hasta nuestros días descubrieron que son también parte de este pueblo, y que están decididos a luchar por él y por la Patria.

Creemos que ha llegado el momento de que todos -y somos muchos- los que nos sentimos parte de esta izquierda combativa y revolucionaria, nacional y popular, que viene brotando del seno de los trabajadores, de los estudiantes, de los barrios, de todo el pueblo, nos unamos en una nueva organización política.

Es este un desafío que tenemos los revolucionarios para avanzar en el agrupamiento de nuestras fuerzas; es una herramienta imprescindible que debemos ofrecer a los mejores activistas y luchadores, que canalice y multiplique sus voluntades.” (Documento fundacional. 1987)

Así decidimos ser:

“Nuestra Corriente bregará por constituirse en una organización para la lucha, capaz de estar al frente de todas las batallas que libra nuestro pueblo, de organizar a las masas allí donde estén, vincularse estrechamente y nutrirse de ellas. Buscaremos ser una fuerza enraizada en todos los sectores populares.

Esto, en otras palabras, implica que seremos radicalmente distintos de tantos partidos liberales que hoy vemos en nuestro país -algunos de los cuales hasta hablan de liberación-, estructurados para ser parte del sistema y no para cambiarlo.

Nuestra organización en absoluto se va a parecer a aquellas con afiliados que sólo participan para poner el voto en las internas. Por el contrario, se creará una estructura de militantes.

De hombres y mujeres que no sólo simpatizan con un proyecto político, sino que además lo llevan al seno de las masas, construyen allí la organización y participan activamente de la vida de esta. Sólo así, con hombres y mujeres conscientes, activos y militantes, puede haber una organización consistente.

Para alcanzar la liberación nacional y social es preciso luchar denodadamente muchos años y bajo distintas circunstancias.

Una organización que pretende alcanzar ese objetivo debe necesariamente estar compuesta por luchadores, por hombres y mujeres que comprendan esa condición, que se muestren valerosos frente a los enemigos de la patria, decididos a superar cualquier obstáculo y a no acobardarse ante las dificultades del camino emprendido.

Observamos en nuestra cultura actual que resulta algo normal que los dirigentes hagan «carrera política»; es decir que la militancia que dicen tener al servicio de la nación no es otra cosa que la búsqueda, a través de la actividad política, de mejores condiciones económicas o sociales de tipo personal. Así también es como hoy prometen una cosa y mañana hacen otra, se corrompen y venden por cargos partidarios o estatales, y traicionan sin ningún prurito los mandatos de las bases y de la población.

Una organización de nuevo tipo tiene que tener justamente el concepto inverso de lo que debe ser la militancia, las obligaciones y las conductas de los dirigentes. En primer lugar, deben llegar a ser tales los compañeros que muestren en la práctica ser los mejores, los más consecuentes, firmes y esforzados. En segundo lugar, deben ser elegidos democráticamente por los compañeros. En tercer lugar, no tienen privilegios o prebendas, sino derechos como todos y obligaciones más que ninguno .
En cuarto lugar, su único interés personal debe ser defender los intereses de su pueblo y de sus compañeros respetando escrupulosamente el mandato de ellos, en las circunstancias que sean.

En esta organización no hay lugar para la búsqueda de prestigio o de beneficios personales de ninguna índole, sólo hay un puesto de lucha.

Alcanzar la liberación de la patria es una cosa seria y difícil; debemos aprender de aquellos que tuvieron éxito en esta gigantesca tarea como, también, de los que pese a sus esfuerzos y sacrificios no alcanzaron el triunfo.
De las muchas enseñanzas que nos han dejado hay una muy clara: entre el objetivo buscado y la organización que se construye no puede haber contradicciones.” (Documento fundacional, 1987)

No importa los sacrificios que tengamos que hacer ni el tiempo que haga falta, no tengan dudas vamos a vencer . Dejaremos atrás este país para pocos, tan injusto, y nacerá una nueva Argentina que nos cobije a todos y a todas.

HUMBERTO «PELADO» TUMINI
Presidente de Libres del Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *