Unidad Piquetera marchó al Ministerio de Trabajo, contra el ajuste y el clientelismo

Pasado el mediodía, la organización se movilizó desde el Ministerio de Desarrollo Social para reclamar por la actualización del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Nota al Pie conversó en el lugar con Silvia Saravia, referente de Libres del Sur y con Mónica Sulle, del MST – Teresa Vive.El mismo día que debutó la Selección argentina en el Mundial Qatar 2022, pero a las 16, se llevaron a cabo las negociaciones por la actualización del Salario Mínimo, Vital y Móvil. Si bien todo regresó a la presencialidad, la reunión fue virtual. Partiendo después del mediodía desde el Ministerio de Desarrollo Social, la Unidad Piquetera se dirigió al Ministerio de Trabajo, ubicado en Callao al 100 para pedir por un salario básico de $57.900.

Previamente, Raquel Kelly Olmos, quien dirige la cartera de Trabajo, había hecho polémicas declaraciones acerca de que la inflación era un tema a tratar después del mundial, que sí tiene prioridad. Pero la realidad es que el salario mínimo está cada vez más lejos de la Canasta Básica. Sumado a esto, más del 50% de la población activa está en situación de precariedad laboral. Sin embargo, el gobierno insiste en profundizar un ajuste sobre les que menos tienen.

Desde Libres del Sur, expresaron que el ajuste se ve en las demoras en las entregas de alimentos para comedores y merenderos. También, en la tardanza, ya de varios meses, en la llegada de herramientas para los espacios de Potenciar Trabajo.

Silvia Saravia, la coordinadora nacional territorial de Libres del Sur, denunció: “Pese a las declaraciones públicas, los compromisos asumidos no se cumplen. A Emilio Pérsico se lo ve más preocupado por posicionar a sus candidatos para el 2023, que en gestionar para el conjunto del pueblo. Habrá que recordarle que su cargo no es para destinar recursos solamente a sus agrupaciones sino a quienes lo precisen y cumplan los requisitos”.

Dentro de Unidad Piquetera, consideran que hay un plan del gobierno para dar de baja los planes sociales, mientras los tratan como aprovechadores. Además, coinciden en que los compromisos públicos asumidos no se cumplen y que las organizaciones que se benefician son las que dependen del Movimiento Evita.

De la movilización participaron diferentes agrupaciones, como Libres del Sur, Polo Obrero, el MST – Teresa Vive, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores – Unidad, la Coordinadora por el Cambio Social y el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL). Nota al Pie dialogó con Silvia Saravia y con Mónica Sulle, coordinadora nacional del MST – Teresa Vive.

Por un salario que alcance para vivir y contra el clientelismo

Saravia denunció que el Ministerio de Desarrollo Social incumple con la entrega de alimentos. “Nos ha llegado la mitad de la leche que se habían comprometido. Por otro lado, seguimos con dificultades con la entrega de herramientas”, aseguró. “En esto hacemos responsable a Emilio Pérsico, que lo vemos más preocupado por jugar la interna en el Frente de Todos que por resolver la situación de demora y de gestión horrible que están haciendo”, agregó.

Respecto a la denuncia de clientelismo, Saravia aclaró que, si bien supervisan el trabajo de las organizaciones en el territorio, no les entregan las herramientas. “Pero vemos que su gestión sí está siendo eficiente con sus organizaciones. El clientelismo está a full y esperamos que revisen esto. Vamos a seguir denunciando lo que está haciendo el Movimiento Evita que es gravísimo”, señaló.

Por otro lado, añadió que “el SMVM está en niveles de indigencia, cuando debería estar superando los niveles de pobreza. Las centrales sindicales avalando está situación es realmente vergonzoso”. A esto último, agregó que “el SMVM condiciona el ingreso de millones de personas, de una parte importante de jubilados y jubiladas y por supuesto de quienes reciben el Potenciar Trabajo”.

Por su parte, Mónica Sulle afirmó: “Hoy vamos a jugar contra la inflación y por los salarios. Nosotros tenemos una batalla muy grande por el tema salarial que nos mata a todes, ya sean compañeres ocupades y no ocupades”. Respecto de la dirigencia sindical, expresó: “Nunca estuvieron dispuestos a pelear por un salario que sea acorde a la Canasta Familiar, que es lo que necesitamos todes para vivir mejor”. También, sostuvo que “la burocracia sindical es una casta privilegiada que vive a costa de entregar nuestras conquistas, derechos y salarios. Además, esta burocracia es parte del gobierno. Es muy difícil que vayan en contra”.

El hambre no puede esperar

Ante los dichos de la ministra Olmos, Saravia replicó: “A nosotros también nos gusta el mundial, pero plantear que la inflación y el hambre pueden esperar muestra claramente que son personas que no tienen la menor idea de lo que le pasa a la gente”. Y continuó: “¿El mundial de fútbol va a tapar lo que le pasa a la gente? No. Durante el mundial de fútbol también se come, se paga el alquiler, se vive, se tiene que vestir. Ese tipo de declaraciones muestra a una dirigencia que está a años luz de la gente y del pueblo”.

En esta línea, Sulle expresó: “Kelly Olmos es coherente porque viene de un gobierno menemista, que provocó la mayor desocupación del país”. Además, recordó: “ese gobierno hizo que tengamos que salir todos los compañeros que no teníamos trabajo a consolidarnos en organizaciones sociales”. “Liquidó la industria nacional, entonces qué le va a importar la situación económica, que le va a importar la inflación si ella debe ganar muchísima plata”, cuestionó.

Escrito por: Silvia Raggio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *