A 12 años del crimen de Iván Hortiguera, el chico que fue arrojado de un séptimo piso

El día de Reyes Magos del año 2012 la ciudad de Pergamino se estremeció por la muerte del joven de 16 años. Celos enfermizos, amenazas, golpes y finalmente el homicidio.

La mañana del 6 de enero del año 2012 se escribió una de las páginas más trágicas de la historia de Pergamino. Aquel día, Iván «Pipo» Hortiguera, de tan sólo 16 años, fue arrojado desde un séptimo piso de un edificio. El responsable de la muerte del joven fue Norberto Fabián Núñez, el padre de la novia de Iván.

Luego del hecho, Núñez estuvo demorado un par de horas en la comisaría y recuperó su libertad debido a que los primeros testimonios de quienes se encontraban en el departamento, incluído el de su hija, la novia de Iván, avalaron la teoría de que el joven se había arrojado ante las amenazas de Núñez. Pero la aparición de otros testigos cambiaron el curso de la investigación y estremecieron a toda la ciudad.

«Te tirás o te tiro» La madrugada del 6 de enero Iván recibió un mensaje de su novia Tamara de 14 años en el que lo invitaba a su casa ya que su padre, Norberto Núñez, trabajaba como vigilador y por lo general siempre regresaba a altas horas de la madrugada. Iván salió desde su casa ubicada en el barrio 512 y se dirigió hacia el edificio en donde vivía su novia. La idea de Tamara era pasar un tiempo junto a su novio y que este regresara a su casa antes de la llegada de su padre. Pero la idea no salió como lo habían planeado. El joven de 16 años se quedó dormido junto a su novia y a las 9 de la mañana el padre de la adolescente llegó al departamento y al abrir la puerta de su dormitorio se encontró con Iván durmiendo junto a su hija. Sin mediar palabras, el hombre comenzó a pegarle brutalmente a Iván ante los gritos desesperados de Tamara para que dejara de hacerlo. Los vecinos del lugar declararon que en ese momento se escuchaban los gritos de Núñez y de su hija y de repente se escuchó la rotura de un vidrio.

«Te tirás o te tiro»

La madrugada del 6 de enero Iván recibió un mensaje de su novia Tamara de 14 años en el que lo invitaba a su casa ya que su padre, Norberto Núñez, trabajaba como vigilador y por lo general siempre regresaba a altas horas de la madrugada.

Iván salió desde su casa ubicada en el barrio 512 y se dirigió hacia el edificio en donde vivía su novia. La idea de Tamara era pasar un tiempo junto a su novio y que este regresara a su casa antes de la llegada de su padre.

Pero la idea no salió como lo habían planeado. El joven de 16 años se quedó dormido junto a su novia y a las 9 de la mañana el padre de la adolescente llegó al departamento y al abrir la puerta de su dormitorio se encontró con Iván durmiendo junto a su hija.

Sin mediar palabras, el hombre comenzó a pegarle brutalmente a Iván ante los gritos desesperados de Tamara para que dejara de hacerlo. Los vecinos del lugar declararon que en ese momento se escuchaban los gritos de Núñez y de su hija y de repente se escuchó la rotura de un vidrio.

La testigo clave del hecho observó todo desde el balcón de su departamento y refirió que Nestor Núñez «acechó a Iván y lo empujó hacia la ventana. Iván rebotó de frente y el hombre lo dio vuelta, lo sostuvo del cuello y lo levantó hacia la ventana».

Fue en ese momento que el padre de la novia de Ivan dijo: «Te tiras o te tiro». La mujer que se encontraba observando la dramática situación dijo: «Lo tiró de forma diagonal hacia el vacío. Ví todo». Las amenazas previas a la investigación sacó a la luz que Núñez se encontraba en total desacuerdo con la relación entre Iván y Tamara.

Como prueba de esto se conoció que antes del homicidio, había amenazado dos veces al padre de Hortiguera. En la primera oportunidad, Núñez se dirigió hacia donde trabajaba el padre de Iván y le advirtió de que si su hijo continuaba viendo a Tamara iba a terminar todo mal.

«Se me fue de las manos»

El juicio por la muerte de Iván Pipo Hortiguera se realizó en el mes de marzo del año 2014. Durante las audiencias, los peritos forenses especializados en psicología y psiquiatría, expresaron ante los jueces que el acusado por la muerte de Hortiguera mantenía un vínculo «especial» con su hija, lo que conducía a que Núñez sienta «celos enfermizos» sobre ella.

En el proceso judicial fueron claves para esclarecer la muerte de Iván los testimonios brindados por una vecina del octavo piso, de su hijo, y el de la nieta y sobrina de ambos. Estas personas describieron de manera cruda ante el tribunal lo que habían visto la mañana del 6 de enero del año 2012.

También tuvieron suma importancia los informes presentados por la Policía Científica, los cuales dieron muestras de que se trató claramente de un homicidio. Cuando le tocó el turno de declarar a Núñez, este dijo: «Se me fue de las manos».

Con toda las pruebas recolectadas a lo largo del juicio, el tribunal dispuso la pena de cadena perpetua para Norberto Núñez por ‘homicidio agravado por alevosía’.

El fiscal Nelson Mastorchio dijo estar «muy conforme» luego de conocerse el veredicto del tribunal. Remarcó que la «labor de los jueces ha sido excelente» y que la sentencia «ejemplifica».

La defensa del vigilador decidió apelar el fallo y, en el mes de noviembre del año 2016, la Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires desestimó la apelación a la condena.

FUENTE: Diario Núcleo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *