Inflación y recesión: cuánto durará la crisis y cómo se preparan las empresas para enfrentar la fuerte caída en las ventas

El cierre de 2023 dejó una base de merma en el consumo y de la actividad en general. Qué se prevé sobre la variación del salario real y el empleo. La visión de los referentes de diferentes sectores.

La evolución de los precios y el consumo de muchos sectores en diciembre marcaron el principio de lo que será el primer trimestre de 2024: con una expectativa de inflación que se mantendrá en los dos dígitos mensuales durante el verano, y muy probablemente en marzo, y un fuerte ajuste fiscal que tiene como objetivo empezar a normalizar la macroeconomía; el salario real se prevé seguirá en caída libre y lo mismo pasará con la demanda y la actividad económica en general.

¿Cuánto durará lo más duro de la crisis? ¿Un trimestre, dos o todo el año? Hay proyecciones de economistas más optimistas que otras, pero todas coinciden en que el 2024 cerrará con una baja de la actividad económica, que oscilará entre 3% y 5%, con sectores que mostrarán un buen dinamismo este año -como el agro, la minería, la economía del conocimiento, el petróleo y gas y el turismo receptivo-, pero con muchos otros que se verán fuertemente afectados por la pérdida de poder adquisitivo y, consecuentemente, de consumo.

Por otra parte, los sectores más abocados al mercado doméstico podrían verse perjudicados por la competencia de la importación, y más aún si es que el tipo de cambio vuelve a atrasarse, con el anuncio del ajuste mensual a ritmo de 2% que comunicó el Banco Central a los banqueros.

En el sector de indumentaria, por ejemplo, calculan una caída de la demanda que puede llegar al 30%, en el peor de los escenarios, dijeron fuentes del sector. Ya en 2023 se sintió la contracción de las ventas, y no fue mayor debido a las agresivas promociones que realizaron muchas marcas de ropa prácticamente durante el año. Lo que habitualmente se daba para las fechas especiales, como el Día del Padre, de la Madre o las Fiestas, el año pasado sucedió durante todo el año. Y mucho más durante noviembre y diciembre, incluso antes de la semana previa a Navidad, como era habitual.

Según confirmaron en la Secretaría de Comercio, el plan de cuotas subsidiadas seguirá, con el nombre “Cuota simple”, pero sólo para 3 y 6 pagos.

En el sector de calzado sucede algo similar. Según contaron fuente de la Cámara del Calzado, “ahora las fábricas están de vacaciones, pero las ventas al mostrador están con el freno de mano puesto. En diciembre cayeron cerca de 30% interanual”. Hacia adelante, la expectativa no es favorable.

“Este año lanzamos la pretemporada de invierno en noviembre y se vendió bien, pero tranquilo. Desde las fábricas sólo esperamos tener trabajo”, dijo un directivo de la entidad.

Para el sector de electrodomésticos, diciembre fue un mes muy duro en términos de ventas. Fuentes de Fedehogar precisaron que en el retail se registró una caída promedio del 65% respecto de noviembre y comienza a observarse que los locales comerciales tienen mucho stock y dejan de poner órdenes de compra a las fábricas.

“Hacia adelante vemos tres meses duros, pero la idea es que empiece a repuntar un poco hacia mitad de año. Dependerá de lo que pase con las cuotas y la capacidad de compra de la gente a raíz de los incrementos de precios que haya en otros rubros”, destacaron las fuentes del sector. Las empresas por ahora no están analizando medidas drásticas; observan lo que sucede con el mercado y están preocupadas por cómo harán frente a la deuda por importaciones con los proveedores del exterior.

Una gran preocupación hacia adelante radica en lo que pueda suceder con el empleo. Si caen fuerte las ventas, las empresas deberán ajustar estructura y ello se traducirá en mayor niveles de desocupación y/o precarización laboral.

El economista de Ecolatina, Santiago Manoukian, planteó que el desempleo podría ir “a la zona del 8% -el último dato, del tercer trimestre de 2023, fue 5,7%-” y no crecería más de eso porque espera una tendencia más acentuada hacia la precarización del empleo formal, en un contexto de caída de la actividad económica.

Según el analista, los puestos que se verán más afectados serán los de sectores dependientes de la demanda interna. Los trabajadores de sectores con potencial exportador estarán mejor plantados este año.

“La recesión que ya se estaba dando en 2023 se va a prolongar en este primer trimestre. Luego va a depender del éxito del programa económico. Si funciona, ya a partir de abril la economía podría retomar el proceso de recuperación de la actividad, que no será fortísimo y será dispar entre sectores, pero podría empezar a verse una mejoría. Lo mismo con la inflación”, afirmó María Castiglione, de C&T Asesores Económicos. De todos modos, la economista remarcó que “en el corto plazo se verá una baja muy fuerte de los ingresos”.

Según precisó el economista Claudio Caprarulo, “los salarios caerán fuerte, de la mano de una inflación que superará 20% mensual en el primer trimestre, y el Gobierno parece no tener intenciones de tener una política de ingresos”.

“A su vez -recalcó el economista-, eso se verá reforzado por una contracción del gasto público, por lo que el único ítem que funcionará como amortiguador serán las exportaciones, especialmente las agrícolas”.

En cuanto al empleo, Caprarulo coincidió en que se aproximan meses donde se observarán pérdidas de puestos de trabajo, en sectores como la construcción -por la decisión del gobierno de no realizar obra pública-, y de otros dedicados a producir para el mercado interno.

Un informe del Observatorio Pyme reflejó la visión que tienen las pequeñas y medianas empresas del plan económico y las proyecciones hacia adelante. Y si bien la mayoría de las empresas tiene una visión muy positiva sobre el “plan Caputo”, el 75% de ellas cree que habrá recesión y casi un 40% de ellas, que esa crisis durará entre 1 y 2 años.

Además, dice el informe, el 58% estima que la caída de sus ventas durante el primer semestre de 2024 será del 30% o más; y para enfrentar la recesión, un 40% disminuirá costos fijos y/o variables.

FUENTE: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *